Inicio Blog INFORMACIÓN SOBRE COLICO

11/05/2017

Evaluation of a filter-prepared platelet concentrate for the treatment of suspensory branch ...

G. Castelijns1; A. Crawford2; J. Schaffer3; G. A. Ortolano3; T. Beauregard4; R. K. ...

30/11/2014

CASOS DE DESMITIS DE ORIGEN DEL LIGAMENTO SUSPENSOR LA MANO DEL CABALLO.

La interpretación y valoración clínica de imágenes ecográficas del origen del ligamento ...

 

INFORMACIÓN SOBRE COLICO

16/12/2014

INFORMACIÓN SOBRE COLICO


Prevención


  • Mantener rutinas.

  • Pasear el caballo los días que no trabaja.

  • Plan de alimentación y desparasitación adecuado para el tipo y nivel de actividad. Consultar al Veterinario y Nutricionista.

  • Asegurar suficiente aporte de forraje en forma de heno y alfalfa.

  • No abusar de pienso energético o grano, sustituir en parte por aceites.

  • Reducir el pienso los días que no se trabaja.

  • Asegurar siempre aporte de agua y sales en meses cálidos.

  • Asegurarse de que no se ha congelado el agua en invierno.

  • Avisar pronto al Veterinario si el caballo no está normal, no come, se muestra deprimido o incómodo. No esperar a la noche para llamar. Al menos mantener pronto conversación telefónica.

  • Tener planeado de antemano como se haría el transporte a una clínica en caso de ser necesario.

  • Asegurar el caballo para gastos veterinarios y posible cirugía por cólico. Los gastos generados por el tratamiento de un cólico grave son muy elevados, pudiendo llegar a superar los 5000 €.


Cuando puede ser grave y necesitar hospitalización?



El dolor cólico puede solucionarse rápidamente con poca intervención, o agravarse rápidamente si está provocado por una causa grave. La evolución en pocas horas indicará al veterinario la necesidad del traslado. Los indicadores de gravedad son:


  • La molestia es fuerte (tiene heridas en la cara, está excitado, rasca el suelo con las manos, se quiere tumbar y revolcarse) ó a pesar de ser moderada, es continua.

  • La frecuencia cardiaca es alta (mas de 40 ppm).

  • Tiene fiebre (más de 38º).

  • La mucosa de la boca está oscurecida y seca.

  • Sale mucho contenido al sondar el estómago.

  • El abdomen se ve abultado externamente.

  • La palpación rectal no es normal (se notan partes de intestino atascadas, con mucho gas y mal situadas).



Porqué tienen dolor?



El dolor abdominal lo causa generalmente el abultamiento y estiramiento de las paredes intestinales por exceso de presión interior, normalmente por estreñimiento o gas.


  • El estreñimiento (impactación) se produce por enlentecimiento intestinal y deshidratación. Normalmente asociado a cambios de rutina alimentaria, reducción de ejercicio tras días de lluvia (pistas impracticables) o falta de agua/electrolitos en Verano o por congelación en Invierno. El dolor es de tipo suave, el caballo está tristón. Pero si es ignorado unos días, puede convertirse en una situación grave por deterioro de la pared intestinal debido a la presión del contenido duro. Fácilmente diagnosticable por palpación rectal. Normalmente solucionable tras unas horas de rehidratación intensa vía sonda gástrica o por vía intravenosa en hospital (algunos caballos pueden requerir mas de 60-80 litros de suero intravenoso, que a 5 litros/hora suponen mínimo 12 horas de tratamiento).


  • Desplazamiento o torsión intestinal: El intestino del caballo está muy suelto, y puede liarse con facilidad, a veces incluso retorciendo las arterias y venas que le aportan la sangre. Los giros intestinales provocan estrechamiento en el tránsito, acumulo de mucho gas y dolor fuerte por dilatación. El caballo rasca y se revuelca, se hace heridas en la cara y se ve el abdomen abultado desde el exterior. El dolor intenso y la palpación rectal de intestinos “globosos” son signos de desplazamiento o torsión. El caballo debe desplazarse urgentemente a un hospital Veterinario. Normalmente requieren de tratamiento quirúrgico para su solución. El pronóstico es bueno si se actúa a tiempo y no hay torsión o hernia estrangulante asociada. Ya que la hernia o torsión produce falta de riego sanguineo y necrosis de tramos intestinales, obligando a operar de urgencia para retirarlos y realizar nuevas conexiones.


  • Hay causas de cólico que cursan con inflamación intestinal y alteración consecuente de los movimientos de tránsito, bien provocándose parada intestinal (enteritis anterior) ó todo lo contrario, diarrea (colitis). Están provocados por indigestión por exceso de pienso o por alteración del equilibrio bacteriano del intestino. Son casos que no requieren de cirugía para ser solucionados, pero si son una emergencia de posibles consecuencias muy graves.


El dolor es fuerte por la dilatación de estómago o colon, pero desaparece al vaciar el estómago con la sonda o al descomprimirse el colon al aparecer diarrea. Los caballos afectados pasan a mostrar un estado de depresión mental, tienen fiebre y se deshidratan rápidamente.


La gravedad de estos casos se debe a que la inflamación intestinal en los caballos provoca el paso de toxinas bacterianas a la sangre, se produce una situación de shock toxico de consecuencias posiblemente fatales. Muchos de ellos sufren laminitis (Infosura).

El tratamiento básico consiste en descompresión gástrica y fluidoterapia continua para revertir todas las pérdidas, además de tratamiento para controlar los efectos de la intoxicación.



Recuperación y Pronóstico



  • Casos leves: Se suelen recuperar en pocas horas, se benefician de laxantes por via sonda y quizás analgésicos suaves. Es bueno suprimir el pienso (grano o concentrado) durante 24 horas, para luego reintroducirlo progresivamente.


  • Casos graves: Son los que necesitarán de hospitalización o incluso cirugía. El pronóstico depende mucho de si ha sido necesario cortar o no algún trozo de intestino dañado. Si se retiran trozos dañados de intestino el postoperatorio en el hospital suele alargarse hasta que el caballo recupera la funcionalidad intestinal y puede volver a comer. Mientras no comen necesitan gran cantidad de fluidos y electrolitos intravenosos. En estos días perderán mucho peso y volumen muscular, ya que los caballos en fases de ayuno, tienen gran facilidad para consumir tejido muscular como aporte de energía. Las posibilidades de que el caballo pueda volver a desarrollar una actividad normal en el futuro suelen estar alrededor de un 50%.


En caso de operar y poder resolver el problema sin necesidad de cortar secciones de intestino, la recuperación es mucho mas rápida, no suelen aparecer complicaciones, no requiere tanta medicación y fluidos postoperatorios, y las posibilidades de recuperación total para el deporte son cercanas al 90% de los casos.


Todos los casos operados deberán permanecer cerca de dos meses y medio antes de poder volver a trabajar con normalidad, ya que ese es el tiempo necesario para que la herida quirúrgica en el abdomen cicatrice totalmente y sea resistente a esfuerzos. El caballo debe recuperarse en cuadra con paseos al inicio, y en cercado pequeño mas tarde, puede pasear en noria si lo hace con tranquilidad.


  • Enteritis anterior y diarreas: Son situaciones algo especiales, suponen una situación médica grave, pero tan sólo pueden solucionarse con medicación intensiva, fluidoterapia intravenosa, transfusiones de plasma y vaciamiento continuo de estomago en caso de enteritis anterior.


Son graves o muy graves por las consecuencias de la intoxicación general que se produce, junto a las perdidas masivas de líquidos, electrolitos y proteinas plasmáticas. Hay riesgo de muerte o consideración de eutanasia humanitaria si la situación se estima irrecuperable o no se disponen de medios económicos para afrontarla.


La aparición de laminitis (necrosis en los cascos) o la perdida masiva de proteinas plasmáticas suelen aconsejar el sacrificio humanitario ya que son de muy mal pronóstico.




Alimentación:


Tras cirugía, la alimentación durante el periodo de recuperación se ajustará individualmente al tipo de problema. En todo caso se administrará poca cantidad de concentrado y en mayor numero de tomas (4 a 6 al día). Muchos se mantienen exclusivamente en forraje o piensos completos bajos en energía y altos en fibra durante los primeros dos meses.

Si se cortaron y conexionaron trozos de intestino delgado, se insiste en dar muchas tomas de poca cantidad y bajo volumen durante ese tiempo.




Comentarios



Esperar muchas horas para que, si sigue con dolor, desplazar el caballo al hospital, no es el procedimiento aconsejable para salvarle la vida.


El Veterinario que visita el caballo de urgencia en el campo debe intentar decidir lo antes posible sobre si el caballo presenta indicios de gravedad y necesita ser trasladado a un hospital con medios quirúrgicos. Sólo si no existen indicios de gravedad en la primera visita, se hará un seguimiento en casa de la evolución y el tratamiento indicado.


Si el caso se considera potencialmente grave y es desplazado a hospital, allí se decidirá sobre si existen indicios de necesitar cirugía de urgencia o debe ser tratado con medicación y fluidos. Esa no es una decisión fácil y clara en algunos casos, con lo que ante indicios de gravedad, se aconseja correr con los riesgos de una “cirugía exploratoria”. Ya que los riesgos, principalmente de muerte asociada a complicación anestésica, son menores que el riesgo de no operar a tiempo un caballo que lo necesita, ya que eso supone una muerte segura.


Ante una situación de duda, si el caballo se encuentra lejos de un hospital, o no podrá ser vigilado-tratado durante la noche, puede ser aconsejable moverlo al hospital para vigilarse durante la noche y salir de alta al día siguiente si la evolución ha sido buena.


La cuestión económica envuelve todo el proceso de decisión en muchos casos, con lo que aconsejamos que en previsión de esta posibilidad, se contraten seguros de atención medico-quirúrgica por cólico.

Acciones de Documento